Los hijos de los torturados

Por Lucas Paulinovich* - lpaulinovich@gmail.com 

Por años nos invitaron a ser “hijos de la democracia”.
Lo que quería decir: los hijos del mercadeo,
Del olvido y el desinterés,
el fruto del neoliberalismo.
El resabio del miedo.
Los herederos del terror.
Pero estamos aquí, aquellos
Que en esa ficción no nos reconocemos.
Los que no vemos en el consumo a nuestros padres.
Los que no tenemos de abuelos a comerciantes.
Estamos de frente, rebelados, como siempre.
Los que no somos hijos de aquel modelo.
Los que no dejamos los rastros en shoppings
Ni babeamos en tiendas de ropa.
Ni oleamos perfumados, ni ostentamos joyas.
Ni admiramos autos, ni compramos caro.
Estamos aquí, aquellos
Que no tenemos los rasgos del dinero,
Los que no sentimos la tensión de las marcas
El aprecio de los lujos,
La satisfacción del usurero.
Quizás seamos pocos, o callados
Aunque de a poco en poco, la voz cobra vuelo
Se hace eco para luego hacerse trueno.
Esa voz que tiene otra memoria,
Distinta a la que siempre nos vendieron.
Que tiene otros recuerdos, otras anécdotas
Otros héroes, otros anhelos.
Otro futuro.
Somos, estos, aquellos,
Los hijos del sufrimiento,
De los que pelearon
De los que amaron
De los que soñaron
De los que su sangre dejaron.
No somos –ni queremos ser-
Hijos de los traidores,
Que es decirnos “hijos de la democracia”.
Ni somos hijos del noventismo,
Que es mucho peor.
Somos los hijos del silencio
De los llantos,
De los perdidos,
De los desaparecidos,
Nosotros, que aquí estamos,
Somos los hijos de los torturados,
Y solo ahí, en ellos, nos encontramos.



Escrito ganador del concurso permanente de literatura de Marzo 2012.

*Lucas Paulinovich, redactor de Revista Alrededores.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Brillante, Lucas

Anónimo dijo...

muy bueno.

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te pareció la nota?